AULAS CON GOTERAS EN LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA LA MISERICORDIA DE CAUCASIA

Humedades, inundaciones y goteras en las aulas y pasillos son las consecuencias del abandono estatal que durante años ha azotado a la Institución Educativa La Misericordia del municipio de Caucasia.

Imagen 1

En plena época de invierno el municipio no solo se ha visto afectado por las inundaciones, sino por la humedad que hay en algunos colegios, como es el caso de la Institución Educativa La Misericordia donde se evidencian humedades y paredes deterioradas por las goteras que caen cada vez que llueve.

A esto se le suma, que el plantel educativo solamente tiene 14 aulas escolares y no cuenta con espacio suficiente para tener a los más de mil estudiantes que hay en la sede principal, causando hacinamiento.

“Tenemos una debilidad en la infraestructura, nuestra institución cuenta con dos sedes y en la sede principal cuenta con pocos espacios para tener una población estudiantil de alrededor de mil estudiantes, las aulas no están en las mejores condiciones, solo contamos con una plaquita, los espacios de recreación son muy pocos, estamos prácticamente hacinados, la movilidad de los estudiantes es básicamente reducida, asimismo, los techos de las aulas están en mal estado, nos mojamos en ciertas partes de la institución y cada vez que llueve hay salones que se inundan, además los desagües están malos, los patios y la cancha también se inundan cuando llueve”. Afirmó, Elvis Antonio Durán, delegado de ADIDA y docente de la Institución Educativa La Misericordia.

 

Por otra parte, la preocupacion de alumnos y profesores no solo se centran en la ola invernal que afecta la infraestructura del colegio o en el poco espacio que hay en él, sino en la falta de personal de servicios generales o vigilantes, puesto que antes de terminarse el primer semestre académico ya se les había finalizado el contrato laboral a este personal, por lo que la institución quedó a merced de la delincuencia.

“El futuro laboral de las personas de servicios generales, celadores y administrativos, es incierto, ellos guardan la esperanza de que los vuelvan a contratar a penas inicien las clases, en cuanto a celadores; nuestra institución adolece de este tipo de seguridad, incluso, estando en clases a veces los estudiantes saltan los muros cuando hay algún descuido y personas ajenas a la institución también ingresan, entonces en la parte de la seguridad estamos fallando”. Concluyó, Durán.

Por: Comunicaciones-ADIDA-25 de junio de 2022

 
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram