La corrupción, un problema de antaño

Según el indicador de corrupción para América latina, realizado por el Centro de Estudios Latinoamericanos CESLA – 2019 hay un nivel alto de corrupción y debilidad extrema en política anticorrupción en Colombia, puesto que se ubica en el puesto 10 de los países latinoamericanos.

Es así, que la corrupción ha sido un factor dominante en Colombia, pese a los cambios normativos que se han intentado hacer en los últimos meses y las movilizaciones que han surgido frente al tema.

Para la docente Candy Fonseca, la corrupción es “todo abuso y viveza contrario al progreso del país se puede llamar corrupción, y es porque en Colombia este fenómeno atroz ha alcanzado niveles de inmensa gravedad y todo tiene que ver con las astronómicas sumas a las que han llegado los negocios públicos y privados y también tiene que ver mucho los cambios conceptuales introducidos por una ideología neoliberal”.

A su vez, el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional, indica que Colombia se ubica en el puesto 96 entre los 180 países evaluados, evidenciando este flagelo en varios aspectos como la contratación pública, altos niveles de inversión pública, la salud, educación e infraestructura.Jesús Alejandro villa Giraldo, secretario de Asunto Pedológicos de ADIDA, manifiesta que “vemos cómo faltan recursos para salud, educación, entre otros asuntos. Si los 40 billones que se van en corrupción al año no se fueran, posibilitaría un marco de atención para los derechos de la población mucho más amplio”.En relación a lo anterior, la corrupción en nuestro país tiene una estrecha relación con la política limitando de esta manera los recursos para la educación, la salud, vivienda digna y otros ámbitos.

El directivo de AIDA Omar Arango Jiménez, argumenta que “hoy queda al descubierto que la plata que se ha invertido en obras, no se invirtió bien, como quedó develado que los hospitales están escuálidos, no tienen las condiciones, no tienen los mínimos materiales para atender a los ciudadanos que somos los que aportamos a través de los impuestos. Como los gobernantes han ido mandando en este país, han ido manejando la economía, la política de familia en familia, aplicando el clásico nepotismo, como los presidentes, los gobernadores, los alcaldes, todos han privilegiado a sus familias a sus amigos y no al pueblo”.Es importante mencionar que el Gobierno Nacional hoy está en el ojo del huracán por la corrupción que se vive en Colombia y también por las decisiones que han tomado en lo que respecta al decreto 444 de 2020, que regula los recursos para enfrentar el covid-19, así lo expresa Nelson Javier Alarcón, presidente de FECODE, manifestando que “frente a la crisis que vivimos de pandemia del coronavirus, el Gobierno viene decretado varias normas, las cuales, la inmensa mayoría van en contravía de los trabajadores y de la clase más vulnerable. Hoy no podemos concebir ni permitir que el Estado coja los recursos del FONPET, que son dineros de nuestras entidades territoriales, a lo cual, FECODE rechaza esta medida por cuanto el Gobierno tiene de donde sacar los recursos correspondientes para aliviar y otorgar subsidios a la clase más vulnerable de este país; recursos del Banco de la República donde tiene allí más de 47 billones de pesos”, asegura el Ejecutivo.Algunos casos importantes que han marcado la historia de la corrupción en Colombia han sido: Reficar, los Nule, el caso de Odebrecht, Agro Ingreso Seguro y el más reciente y muy sonado que se vio empañado por la pandemia del Coronavirus es el caso del Ñeñe Hernández, vinculado a la supuesta compra de votos en la campaña presidencial del hoy presidente Iván Duque Márquez.Por otro lado, Sandra Patricia Roldán Jiménez, fiscal de ADIDA, opina: “creo que estamos en un tiempo donde tenemos que hacer una reflexión de lo que ha sido este país y de lo que ha sido la corrupción a nivel de Colombia. Desde hace mucho tiempo atrás venimos hablando de corrupción, y en este momento, es momento de hacer un análisis y decir ¿Qué sería de Colombia en este momento si esos recursos no se hubiesen destinado mal? ¿Qué sería de Colombia en este momento si esos dineros hubiesen tomado el rumbo que debían tomar? Entonces aquí, nos tocaría pensar cómo estaría la salud, cómo estaría la educación. Yo diría que por el hecho de ser un país que no es tan desarrollado sino subdesarrollado, eso no sígnica que no pudiésemos hacer grandes cosas. Con los recursos que contamos en este país en este momento se podrían hacer grandes cosas, una de ellas es que no habría tantas familias con hambre, en este momento la situación es crítica, tener un 60% de informalidad y tener un 60% de personas que viven del día a día es una cifra supremamente grande”.

Con la pandemia del coronavirus el Estado se ha dejado ver las cartas y a pesar de los aportes y recursos que han hecho diferentes entidades para mitigar la emergencia económica y mejorar la infraestructura física y dotación de clínicas y hospitales del país con el fin de brindar una mejor atención a los pacientes, causa gran preocupación, pues se espera que esos dineros y fondos solidarios que se crearon puedan ser utilizados para los fines propuestos y no se desvíen en el camino como ha pasado en épocas anteriores, convirtiendo a la corrupción en un problema de antaño.