EN LOS PÁRAMOS NACE LA VIDA

En estos tiempos de crisis ambiental los páramos se convierten en los ecosistemas más preciados. El páramo de Santurbán, un lugar tan mágico como vital, pues allí nace y reside el agua y es un privilegio que cualquier país quisiera tener. Prácticamente este es uno de los nacederos de agua más grandes del mundo.

EL PÁRAMO DE SANTURBÁN

Santurbán es un páramo ubicado entre los departamentos de Norte de Santander y Santander que se convierte en un complejo lagunar tan importante para Colombia, que se estima que al menos 48 municipios se abastecen con agua proveniente de Santurbán, pero a pesar de ello aún no existe una reglamentación clara que límite los proyectos mineros y el turismo en esta zona.


No hay cifras exactas pero a grandes rasgos se pueden registrar alrededor de 300 especies de fauna, unas 500 variedades de plantas y aproximadamente 100 especies entre mamíferos, aves y lagunas.


El paso del hombre es evidente en la región. Además, el crecimiento demográfico y el desarrollo agropecuario han acabado con algunas especies. Sumado a esto, las condiciones tan específicas del lugar no permiten que sea un hábitat para muchos animales.


En el Páramo de Santurbán se ven especies en vía de extinción como el chirriador, el pato zambullidor, el pato de páramo, el curí y el venado de páramo. Una de las especies más apreciadas acá es el cóndor, símbolo nacional y especie en proceso de repoblamiento.


De las especies de aves registradas en la zona, se encuentran dos migratorias: el halcón y el cuclillo, cuyos hábitats van desde la franja subandina hasta el páramo.


Entre los mamíferos se encuentran tres especies bajo algún riesgo de amenaza: la nutria, el oso andino y el piro, todas ellas consideradas en peligro de extinción.


El páramo de Santurbán no sería nada sin su flora, ya que prácticamente depende de ella. Este lugar es muy rico en musgos, y estos se extienden por todo el lugar. Incluso en algunas zonas los musgos forman un colchón que resulta de suma importancia para la regulación hídrica de las cuencas hidrográficas.


Asimismo, es destacable el papel de la vegetación en la captura de gas carbónico, la producción de oxígeno y la regulación de la temperatura local. Los frailejones son esenciales para esto, además del establecimiento de las cadenas tróficas y como fuente de alimento y albergue de la fauna silvestre.


Es hora de entender que desde el rol de ciudadanos y viajeros existen muchas razones para cuidar los páramos:

1. Los páramos son ecosistemas vitales para mantener los ciclos del agua, permiten transformar la neblina en recurso hídrico.
2. Colombia posee cerca del 50% de los páramos del mundo y el 70% del país depende directamente del agua que generan.
3. Los páramos son el hogar de los frailejones, especies endémicas claves para capturar el agua que alimenta ríos y lagunas.
4. Los páramos albergan el 17% de la diversidad de flora colombiana.
5. Los páramos son claves para mitigar el cambio climático, porque ayudan a la captura de carbono y a mitigar el calentamiento global

AMENAZA A LOS PÁRAMOS

Mediante una sentencia interpuesta en la Corte Constitucional, en Colombia se logró que se protegieran estos ecosistemas de las explotaciones y exploraciones mineras que amenazaban la vida de los páramos. Pero frente a las concesiones o licencias concedidas a empresas mineras antes de este fallo, la corte no se pronunció dejando abierta la interpretación a otros organismos del Estado como las corporaciones autónomas y el Ministerio de Medio Ambiente.

ORO O AGUA

Grandes empresas llegan entonces a Santander para comenzar explotaciones en busca de oro, plata y otros minerales; poniendo en riesgo al páramo que quieren convertirlo en una mina. Se teje a partir de lo anterior la dicotomía de entender que la prioridad es el medio ambiente y no la inversión extranjera.


Lo triste es que estas empresas llegan a Colombia a explotar el oro y una vez terminen se irán nuevaente y dejan a Colombia sin recursos naturales.


Esto genera malestar y debe de prohibirse todo tipo de minería cerca de los páramos y en general la minería irresponsable. Es inadmisible que por intereses económicos se pretenda dejar sin un medio ambiente sano a las futuras generaciones. Nuestra verdadera riqueza es la diversidad de fauna, flora y múltiples ecosistemas pero en especial nuestro oro es el agua.


Cuando se habla de la crisis climática global, no solo es acerca de lo ambiental sino de necesidades básicas como el derecho humano al agua potable, a una alimentación sana y soberana, a una salud pública digna, a la obtención de energía para desarrollar nuestras acciones diarias; incluso cuando se refiere al desplazamiento forzado de poblaciones rurales a las periferias de las grandes ciudades, y el asesinato sistemático de líderes y lideresas sociales.