El rol de una maestra de Peque en época de pandemia

Conocer, aprender y sentir empatía con la realidad de los estudiantes durante la pandemia ha hecho que la docente Tatiana María Moreno Herrera de la Institución Educativa Rural Presbítero Rodrigo Lopera Gil – sede Jerigua del municipio de Peque, tenga que reinventarse día tras días para organizar sus guías y enviárselas a los 21 alumnos de primaria que están matriculados en el Centro Educativo.

Estudiantes del C.E.R. Presbítero Rodrigo Lopera Gil – Sede Jerigua, municipio de Peque.

Ante las complicaciones que se dieron a partir de la emergencia por la pandemia del Covid 19, la maestra Tatiana Moreno recurrió a nuevas formas de enseñanza para que los estudiantes pudieran formarse integralmente de la mano de sus familias.

Un teléfono celular ha sido la herramienta fundamental para comunicarse con los alumnos que tiene a su cargo y a su vez motivarlos para que logren adaptarse a los cambios abruptos que trajo la contingencia, entre esos estudiar desde la distancia.

“Ha sido muy difícil, el año pasado se contó con el recurso de las guías impresas que se le hacía llegar a la comunidad, este año la Institución ya está en la alternancia, pero yo no lo estoy por una situación especial que tengo y trabajo desde casa, me ha tocado reinventarme nuevamente porque ya no cuento con las guías impresas y me tocó diseñar otra estrategia donde hice un cronograma de trabajo para hacer las asesorías personalizadas con los niños una hora y media todos los días con un grado”, manifestó la docente Tatiana Moreno.

El esfuerzo por formar a cada niño y superar los obstáculos hace que cada día muestre su resiliencia para sobrellevar este proceso, sin embargo, el poco acompañamiento de los padres para con los estudiantes le causa preocupación, “lo más difícil ha sido que algunos padres de familia no se apropian de ese rol de acompañamiento con los estudiantes y esto era un problema desde antes que iniciara la pandemia”, sostuvo Moreno.

El contexto de la emergencia hizo que poco a poco se fuera adaptando a trabajar desde la casa, pero sin descuidar y dejar de impulsar a sus alumnos.

“Lo principal es motivar a los niños a que no pierdan ese entusiasmo de seguir estudiando y que no es la cantidad de tiempo sino la calidad que se le brinda, uno puede tener mucho contenido académico, pero si no hay motivación eso nunca va a prosperar, lo fundamental es sembrar el interés en los niños, que si se habla con ellos una o dos horas todos los días, se les motive para que quieran recibir la clase al día siguiente”

En este sentido, la coyuntura hizo que la maestra Tatiana suspendiera por un tiempo las clases en el aula donde regularmente se intercambiaban ideas y se dejaba volar la imaginación de los niños, pero le dio la posibilidad de acercarse más a los padres de familia y conocer las realidades y necesidades que tiene cada uno.

Por: COMUNICACIONES ADIDA-26 de marzo de 2021





ADIDA – Asociación de Institutores de Antioquia

Forjando desde la lucha la defensa de la educacion publica


CONTÁCTENOS

Cl. Cll 57 #42-70 Medellín, CO.

adida@adida.org.co

(57) (4) PBX: 2291000


© 2020 Copyright: ADIDA