SERVICIO DE SALUD DEL MAGISTERIO EN ESTADO CRÍTICO.

La realidad cotidiana que los usuarios del sistema de salud enfrentan en Colombia, se parece más a una historia de ficción que a un derecho fundamental que tiene cada persona, puesto que las trabas que se encuentran en el camino para acceder al servicio de salud son poco comunes.

Foto tomada de internet

Con la coyuntura de la pandemia del Covid – 19, las prestadoras de servicios de salud se vieron obligadas a cambiar muchas cosas, entre esas mejorar y fortalecer la asignación de citas vía telefónica, sin embargo, esta sigue siendo la traba más frecuente que encuentran los maestros y beneficiarios cuando solicitan una cita con médico general o especialista, pues el teléfono nunca lo contestan.

No obstante, debido a la urgencia de la situación, tanto maestros como beneficiarios buscan otras formas de obtener una cita médica, bien sea de manera presencial en alguna de las sedes que ofrece la entidad prestadora del servicio, o rogarle a Dios para que la EPS se apiade de ellos y contesten el teléfono, aunque los tiempos de espera son demasiado largos para la consecución de una cita que puede ser urgente.

A raíz de ello, los usuarios del servicio, se sienten insatisfechos con la calidad de la atención recibida y del sistema de salud en su conjunto, dado que cada día son más frecuentes los obstáculos, situación que ha hecho que los docentes tengan que acudir a médicos particulares y comprar los medicamentos que la EPS debería cubrir, ya que la urgencia de la enfermedad no da para esperar mucho.

Debido a esta realidad, el docente jubilado Luis Hernando Ricaurte, quien es veedor de salud de la Comisión de Jubilados y Pensionados de la Asociación de Institutores de Antioquia, da algunas recomendaciones para que los maestros tengan en cuenta cuando les sea negada una cita con medicina general, especializada o cuando no les entreguen un medicamento.

“Los problemas más frecuentes que enfrentan los maestros es que no hay agenda de citas, faltantes médicos, no dan autorizaciones con especialistas, no dan citas para exámenes especializados de laboratorio, no les entregan medicamentos, teniendo en cuenta esto, los maestros deben radicar una queja y deben especificar si es la primera, segunda o tercera queja que hacen, pero antes de ir a Supersalud o a la fiduprevisora, luego procede la tutela porque no le han contestado y eso hace más riguroso todo y eso es lo que está funcionando, luego sí se va a la fiduprevisora o a Supersalud y entonces proceden de mejor manera” Luis Hernando Ricaurte.

De acuerdo con lo anterior hay que resaltar que el sistema de salud colombiano parece muy funcional y adecuado en el papel, sin embargo, la realidad es otra y la evidencia está en la cantidad de quejas y reclamos que hacen los usuarios a las EPS día a día.

Por: Comunicaciones-ADIDA-10 de octubre de 2021





ADIDA – Asociación de Institutores de Antioquia

Forjando desde la lucha la defensa de la educacion publica


CONTÁCTENOS

Cl. Cll 57 #42-70 Medellín, CO.

adida@adida.org.co

(57) (4) PBX: 6052238


© 2020 Copyright: ADIDA